RH NOTICIAS EN VIVO

En su reciente visita a Zacatecas, el pasado martes 2, José Antonio Meade se hizo acompañar de “un despliegue de seguridad que incluyó a decenas de hombres vestidos de civil con corte de cabello y apariencia militar”

, informó el corresponsal de La Jornada en la entidad, Alfredo Valadez. El acto, además, no se realizó en una plaza pública de la capital del estado, sino en el protegido Centro Platero de Convenciones del municipio de Guadalupe, en la zona conurbada.

El miedo no anda en burro. El día anterior, los mexicanos habíamos iniciado 2018 sufriendo un nuevo aumento en los precios de la gasolina y la tortilla. Y durante los últimos días de 2017 el valor del peso se desplomó, llegando a rozar 20 por dólar. 2017 también resultó ser el año más violento en la historia reciente, con 2 mil homicidios al mes, más que en 2011, el año más violento del sexenio de Felipe Calderón.

Cada día queda más claro que aunque Meade crea que ande por el mundo “vestido de civil”, viajando en vuelos comerciales al estilo de Andrés Manuel López Obrador y comprando con su esposa su cena de fin de año en el supermercado, en realidad el rey de la estrategia económica de Calderón y de Enrique Peña Nieto se encuentra totalmente desprovisto de vestimenta alguna. Quedan muy pocos ciudadanos que todavía se dejan engañar por la farsa del tecnosaurio disfrazado de chamula.

La visita de Meade a Zacatecas contó con un agravante adicional. Los habitantes de esta combativa ciudad recuerdan muy bien cómo el régimen autoritario recientemente les arrebató de manera brutal su derecho a elegir a sus propios gobernantes.

En las últimas elecciones para la presidencia municipal de la capital del estado, celebradas el 5 de junio de 2016, la candidata de Morena, Soledad Luévano, recibió en las urnas el apoyo mayoritario de la población. Sin embargo, en flagrante violación de las jurisprudencias en la materia, los magistrados electorales locales y federales concluyeron que la existencia de unas cuantas bardas y camisetas, así como un solo anuncio espectacular con el nombre de la candidata, durante el periodo de precampaña, fueron violaciones suficientemente “graves”, “sustanciales”, “generalizadas” y “determinantes” para anular la victoria de Luévano.

Fuente: Proceso

Share on Myspace