BIENVENIDO GRACIAS POR TU VISITA

Me van a tener que entregar, aun con los dientes apretados, la banda presidencial

CIUDAD BENITO JUÁREZ, NL (apro).- Confiado en los estudios de opinión que, afirma, le dan ventaja en los estados del norte del país, así como 20 puntos en mediciones nacionales, Andrés Manuel López Obrador se ufanó hoy:

“Me van a tener que entregar, aun con los dientes apretados, la banda presidencial”.

En esta localidad, conurbada a Monterrey, López Obrador encabezó su cuarto evento de campaña, en uno de los lugares más afectados por la corrupción y la violencia desde hace una década en la entidad.

Luego de refrendar sus diferentes compromisos de campaña, retomó la intervención sobre el tema de la corrupción expuesto por la candidata al Senado, Judith Díaz, la exsenadora y expanista que se sumó al PES, uno de los partidos que integran la coalición Juntos Haremos Historia.

Sin llamarlos por su nombre, tanto Díaz como López Obrador se refirieron a los gobernadores que ha tenido Nuevo León, a los que consideraron corruptos, y a quienes aseguraron que no seguirán gozando de impunidad.

Una vez más, López Obrador respondió a sus críticos:

“Dicen que soy populista, por querer garantizarle a los jóvenes el derecho a la educación y al trabajo. Si eso es ser populista, que me anoten en la lista”, refrendó.

En su segundo día de campaña, López Obrador visita esta entidad recorriendo los municipios que conforman la zona metropolitana de Monterrey.

FUENTE: PROCESO

Share on Myspace