BIENVENIDO GRACIAS POR TU VISITA

AMLO despacha ya como presidente electo

Resultado de imagen para AMLO PRESIDENTE

Andrés Manuel López Obrador marca la agenda de la discusión pública en el país. En términos de percepción, por las encuestas, las mesas técnicas y los debates, Andrés Manuel ya despacha como presidente electo. López Obrador atrae y los demás políticos del país giran alrededor suyo. Sus puntos porcentuales perceptiblemente inalcanzables y los resultados en las redes de la mesa de discusión en Milenio, lo confirman.

Las líneas discursivas de Ricardo Anaya, José Antonio Meade y hasta Enrique Peña Nieto están hechas a la medida de Andrés Manuel porque, al son que toca, los demás bailan.

Frente a sus posiciones de discusión pública, sus adversarios se muestran derrotados de antemano.

Meade, registra Proceso que lo hizo en tono irónico, expresó: “Se dice que este arroz ya se coció. Ya vimos las encuestas. No hay nada que hacer”. Y atajó: “es una leyenda urbana que la elección ya esté definida”. Empezar tan abajo una campaña, con las encuestas en su contra y luchando por el segundo lugar, no lo hace competitivo. Hay un dejo anticipado de derrota en sus palabras.

Despachando como presidente electo, Andrés Manuel y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, acordaron realizar una mesa técnica de trabajo para analizar la viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Hasta Enrique Peña Nieto, siguiendo la agenda política de López Obrador, lo criticó por su postura de revisar la viabilidad del NAICM.

Más aún, se metió en el tema electoral por lo de echar atrás las reformas: “Quienes de manera fácil convocan a dar marcha atrás a la reforma energética, francamente sería condenar a que nuestro país regrese a un modelo caduco, a un modelo obsoleto, a un modelo que ya no funciona en ninguna otra parte del mundo”.

El periodismo y hasta la comentocracia gira a su alrededor; los empresarios, por el tema del nuevo aeropuerto y la revisión de la reforma energética, también. Los periodistas del panel de Milenio no pudieron acabar con López Obrador. Sereno, las exaltaciones de Andrés Manuel son mínimas. ¿Tiene sentido un debate entre los periodistas del medio y Ricardo Anaya o José Antonio Meade? Ya no. Al exhibirse, fortalecerían a AMLO. Si fuera parejo, el debate se centraría en la riqueza inexplicable de Ricardo, por un lado; por el otro, en la responsabilidad de José Antonio en Odebrecht, la Estafa Maestra, la corrupción de Rosario Robles, los insultantes recursos dados a Josefina Vázquez Mota, la casa blanca, el avión presidencial, Malinalco…

Después de tantos años en las friegas de campaña, Andrés Manuel parece blindado. Se está imponiendo la percepción de que su triunfo en julio es irreversible. La narrativa de López Obrador da sentido también a la percepción de que es inalcanzable. La narrativa de Ricardo y de José Antonio se centra en nada, o en poco, saber quién es el rival más débil. En términos da vida pública, AMLO despacha ya como presidente electo. 

Share on Myspace