BIENVENIDO GRACIAS POR TU VISITA

AMLO a las puertas del paraíso

Resultado de imagen para AMLO GUADALAJARA
El 29 de marzo finaliza el segundo periodo del absurdo proceso electoral mexicano hacia la Presidencia de la República. No deja de llamarme la atención la simulación en la  que ha caído el proceso, porque primero hay una precampaña que es para militantes, pero con spots públicos; luego un periodo donde “no pueden pedir el voto”, pero sí pronunciarse por distintos temas. No entiendo, ¿por qué no llamar las cosas por su nombre?
 
Recientemente fueron publicadas las últimas encuestas con miras a la elección presidencial antes del banderazo oficial de salida el día 30 del presente. Por lo menos tres casas encuestadoras confirmaron lo que ya sabíamos: el candidato de la Coalición Juntos Haremos Historia reafirma su ventaja, no está claro quién va en segundo lugar y la duda se acrecienta sobre la viabilidad del triunfo de otro candidato que no sea López Obrador.
 
Estamos como iniciamos, aunque cada vez con menor tiempo. No obstante, algunas cosas han ido modificándose en este periodo.
 
Primero, las cosas no le están saliendo al Presidente Peña Nieto. A estas alturas, su candidato debía estar en un indudable segundo lugar. Si bien es cierto la diferencia entre el puntero y su más cercano competidor podría no ser la más cómoda, debía ser claro que José Antonio Meade era el candidato mejor posicionado para vencer al ex Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Eso ya no fue. 
 
Con la salvedad de El Financiero, Mitofsky y GEA-ISA traen a Meade en un claro tercer lugar. Ahora bien, la percepción del electorado sobre si el candidato “ciudadano del PRI” (¡qué cosa!) puede ganar, se encuentra entre 16 y 19 por ciento. 
 
Segundo, el conflicto entre el PRI-Gobierno-Meade en contra del candidato Ricardo Anaya, ha terminado por beneficiar cada vez más a AMLO. La utilización del Estado mexicano, con instituciones como el SAT y la PGR, para aniquilar al candidato de la Coalición Por México al Frente lo ha mermado pero, también ha fortalecido al primer lugar. Mientras Anaya bajó de 27 por ciento a 23 (El Financiero, 24 de marzo 2018) después de la última medición en febrero, AMLO subió cuatro puntos, de 38 a 42. Lo que pierde Anaya, no quiere decir que se irá con el ex Secretario de Hacienda, al contrario, se irá con la oposición y el más fortalecido para vencer las fobias en contra de Peña Nieto. 
 
Tercero, las campañas sí importan, de ello hay innumerables evidencias, entre ellas la elección presidencial del 2000 y del 2006. Por eso es importante observar cómo se ajustan las estrategias. Por ejemplo, en las mediciones comenntadas, Margarita Zavala aparece con siete por ciento de preferencias y El Bronco con dos. Como sabemos, el Gobernador de Nuevo León con licencia no estará en la boleta, mientras todo parece indicar que sí será el caso de la ex Primera Dama. A quién le beneficia este resultado no es claro, pero sí a quién perjudica. 
 
Al inicio de este proceso electoral, la estrategia del PRI-Gobierno consistía en fragmentar el voto. Con los independientes buscarían debilitar a Anaya (Margarita) y AMLO (Bronco en el norte y Ríos Piter en el sur). Mientras fragmentaban, pensaban en consolidar su base, por eso la urgencia de Meade de tirarse a los brazos de lo más rancio de ese partido, todo aquello que dice “él no es”. Si lo lograba y, además se posicionaba como una clara segunda opción, entonces podría “cachar” el voto indeciso que hoy no sabe si quisiera ver a López Obrador como Presidente, ubicado hoy en 38 por ciento del electorado, más 17 por ciento que dice “tener idea”, pero puede cambiar de preferencia. 
 
Al no suceder el escenario anterior, ahora se trata de fortalecer a Margarita Zavala. Con Margarita como candidata, se buscará debilitar a Anaya, sólo que hay un problema: la diferencia de AMLO y el resto aumenta cada vez más. Mientras uno sube, los otros se estancan o bajan. Cada vez es menos probable reducir una ventaja que trae tendencia, a menos que el puntero se equivoque; y, mientras el PAN y el PRI no se decidan a jugar de una forma conjunta, habrá otros que saldrán beneficiados de su choque. Ahora bien, si se coordinan demasiado ambas opciones, pueden perder votos porque sus electorados no los van necesariamente a seguir. Pienso en el hartazgo hacia el Gobierno. 
 
Todavía queda mucho por ver. En política, tres meses es una vida y si se trata de una campaña electoral, hablamos de una eternidad. Las puertas del paraíso están cada vez más abiertas, pero no para todos ni de la misma manera. Hasta el cielo tiene sus preferencias. 
 
Que así sea.
 
 
PD. Lo que yo diga sobre ti nunca será objetivo, siempre estará implícito una carga de amor, de agradecimiento y de solidaridad al saberme tu compañero de viaje. Tu nombramiento al frente del Centro de Atención y Protección al Turista (CAPTA) de Mazatlán es sólo una buena excusa para recordar lo grande que nos permites ser a todos los que estamos cerca de ti. JTMTF
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 
Share on Myspace