RH NOTICIAS EN VIVO

El odio de Donald Trump hacia México y los mexicanos no tiene límites.

Es tan profundo su racismo que hasta prefirió cerrar el Gobierno federal de los Estados Unidos a ceder en su terca insistencia en la construcción de un muro en la frontera y su exigencia de expulsar los cientos de miles de 'dreamers' que llegaron como niños al país.

El multimillonario de Nueva York también vocife

ra una y otra vez que México tendrá que pagar por la construcción del muro y que el Tratado de Libre Comercio se cancelará en cualquier momento.

Para Trump, los mexicanos no somos más que una bola de "violadores" de un "país de mierda" que merecen ser pisoteados y excluidos de la sociedad.

 

¿Pero sabes lo que indigna y duele más que las agresiones y las palabras de Trump? La traición de nuestro propio Gobierno.

En lugar de protegernos de los bárbaros del norte, Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray prefieren pactar su impunidad transexenal y asegurar sus negocios privados.

Justo la semana pasada, Videgaray visitó en Washington al yerno de Trump, Jared Kushner pero, apenas se subió al avión de regreso, Trump se lanzó de nuevo al ataque con una andanada de agresivos tuits contra México y los mexicanos: un fracaso más del canciller aprendiz.

No podemos seguir así. Algún día, México tendrá que contar con un Gobierno comprometido con la defensa de su país y de los derechos de los mexicanos que viven dentro y fuera del territorio nacional. Lo merecemos todos.

Share on Myspace